En numerosas ocasiones, en entornos productivos e industriales, observamos instalaciones automatizadas que están formadas por la unión de varias máquinas individuales de forma que constituyen un conjunto de máquinas, lo que comúnmente se denomina “integración de máquinas”.

En estos casos, la unión de máquinas se realiza de manera que todas ellas trabajen de forma coordinada (desde que se introduce un input hasta que se obtiene el output) para una misma finalidad, donde el funcionamiento de unas dependerá de estado de otras máquinas en aras de un mejor rendimiento productivo y mayor seguridad. Por tanto, existirá una inter relación en el sistema de control y mando principal, así como la integración de las partes relativas a la seguridad (SRP/CS) en la cadena de seguridades del conjunto construido.

Conjunto de máquinas

La legislación, mediante el RD.1644/2008 en su artículo 2, apartado 2 letra a), indica que un conjunto de máquinas es aquel que está compuesto por diferentes máquinas y/o cuasi máquinas que, para llegar a un mismo resultado, están dispuestas como una sola máquina.

Al darse este caso, se crea una nueva máquina, lo que lleva aparejado que también exista un nuevo fabricante del conjunto y sobre éste recaerán las obligaciones derivadas de serlo, como es el marcado CE del conjunto.

En caso de existir una empresa especialista que integre adecuadamente máquinas y equipos, propios o de terceros, formando un “conjunto de máquinas”,  la figura del fabricante/integrador recaería en ella a la hora de certificar el cumplimiento de la directiva de máquinas (2006/42/CE) de aquello que comercializa. Si no es así, donde es el propio usuario, la empresa, el que adquiere las máquinas y equipos e integrándolos para uso propio, la figura del fabricante recaerá sobre éste, dado que es quien realiza la primera puesta en marcha de la nueva máquina en un estado miembro de la UE.

El marcado CE de un conjunto de máquinas

Para un correcto marcado CE de la nueva máquina, derivada de la integración de dos o más máquinas y/o cuasi máquinas, se debe realizar un expediente técnico según se indica en el Anexo VII.A del RD.1644/2008 (objeto, descripción del conjunto y equipo auxiliar, planos y esquemas, evaluación de riesgos, normas empleadas, informes justificativos, manual de instrucciones, declaración CE de conformidad, marcado,…).

Este expediente técnico es una obligación legislativa que tiene todo fabricante y/o integrador de tales conjuntos y que deberá conservar durante al menos 10 años, desde la fecha de fabricación indicada en la placa identificativa, a disposición de las autoridades. En esencia, esta documentación es un dossier a crear de cara a  justificar el diseño y el cumplimiento de los Requisitos Esenciales de Seguridad y Salud – RESS indicados en el Anexo I de la Directiva de Máquinas.

Uno de los documentos principales de un expediente técnico es, entre otros, la “evaluación de riesgos”. Para ello, se tiene que realizar un documento conforme a lo indicado en la norma armonizada:

  • EN ISO 12100 Seguridad de las máquinas. Principios generales para el diseño.  Evaluación del riesgo y reducción del riesgo.

Igualmente, el integrador puede valerse de Ia ISO/TR 14121-2, que es una guía de distintos métodos de evaluación que cumplen los puntos indicados por la norma anterior.

No obstante, a diferencia de las máquinas individuales, la forma de abordar el  análisis de los riesgos del conjunto, estando amparadas cada una de las máquinas individuales por su correspondiente Declaración CE de conformidad, es analizar la integración en su conjunto, es decir:

  • Determinar los límites del conjunto de máquinas (uso, espacio, tiempo y otros);
  • Analizar las situaciones peligrosas debidos a:
  • La integración de las máquinas;
  • El emplazamiento de las máquinas;
  • Modificaciones o alteraciones de las medidas preventivas (seguridades);
  • Un mal uso razonablemente previsible.

Normas armonizadas para la integración

Las normas armonizadas (EN), publicadas en el Diario oficial de la UE y ratificadas por AENOR, se utilizan como  guías en el diseño dado que su aplicación otorga presunción de conformidad con la directiva 2006/42/CE en los riesgos cubiertos por ellas.

Para los conjuntos de máquinas, las integraciones, existe la norma específica:

  • EN ISO 11161 Seguridad de las máquinas. Sistemas de fabricación integrados (IMS). Requisitos fundamentales.

En el caso de que en la línea automatizada o la célula de fabricación se disponga también de un sistema robotizado, usaríamos además esta otra norma armonizada:

  • EN ISO 101218-2 Robots y dispositivos robóticos. Requisitos de seguridad para robots industriales. Parte 2: Sistemas robot e integración.

De esta manera, se pueden aplicar a aspectos tales como la evaluación de riesgos, las zonas de intervención, protección de las zonas controladas y alcance del mando, requisitos de seguridad en sistemas robóticos, etc.

En muchos casos, las empresas dejan estos temas en manos de especialistas externos, ingeniería, consultoras, organismos de control, etc. Para otros, es más conveniente realizarlo de manera interna con personal propio y es necesario que en la oficina técnica existan técnicos con una base de conocimiento sobre este asunto de cara a conformar el expediente técnico de la máquina. ¿Crees que estás preparado para ello?

Desde SEMATEC hemos creado un curso, el SG12. “Curso de redacción del expediente técnico y marcado CE de conjuntos de máquinas (integración), para abordar este tema de una manera enfocada a la figura del integrador o de las empresas que constituyen sus propios conjuntos de máquinas, al objeto de obtener los conocimientos y formas de respuesta a las obligaciones adquiridas como fabricantes.

Puede solicitar más información a través del siguiente formulario.