Antes de realizar la consignación de la máquina, siempre que sea posible, deberá pararse el equipo mediante el sistema de parada habitual y se informará al personal afectado del inicio de un proceso de consignación.

El proceso de consignación de un equipo de trabajo solo podrá ser realizado por el personal específicamente formado y autorizado para ello.

El proceso que debe seguirse para la consignación de una máquina, instalación o aparato consiste en:

  • Separación ordenada de la zona en la que se debe realizar el trabajo de todas y cada un de las energías que la alimentan.

  • Por ejemplo, la apertura del interruptor general de la máquina, cierre de la llave de entrada de aire comprimido.
  • Bloqueo de los dispositivos de separación para impedir su reconexión por personas no autorizadas.
    El bloqueo se realiza habitualmente mediante candados personalizados, cada operador que debe intervenir en la zona de peligro debe colocar su propio candado de bloqueo.
    Se debe señalizar sobre el dispositivo de bloqueo la prohibición de retirar el bloqueo para las personas no autorizadas, el responsable de la colocación del bloqueo y la fecha.

  • Solo estará autorizada a retirar el bloqueo la persona que lo ha instalado.
  • Disipación o retención o confinamiento de las energías residuales. Una vez separada la máquina de sus fuentes de energía debe garantizarse que la energía acumulada en el equipo no puede afectar a los trabajadores que van a realizar la intervención.

  • Por ejemplo, se deben descargar o separar los condensadores eléctricos y los acumuladores hidráulicos, se deben apoyar las masas elevadas, se deben detener los volantes de inercia, se debe descargar o aislar los depósitos y las tuberías que contengan productos peligrosos, …
  • Verificación e identificación de los elementos separados y bloqueados.
    Antes de iniciar el trabajo debe verificarse la ausencia real de energías en las zonas específicas en las que se debe trabajar.

Una vez que todos estos pasos se han cumplido, el equipo estará consignado y podrán realizarse los trabajos de mantenimiento, de reparación, de inspección, etc. de forma segura. Cuando el trabajo se haya finalizado, debe procederse a la desconsignación del equipo.

La desconsignación es un proceso inverso al anterior que debe realizarse de forma ordenada y cuyo objetivo es devolver el equipo a su estado original para que pueda ser utilizado de forma segura por sus usuarios habituales. El proceso de desconsignación debe ser realizado por personal específicamente formado y autorizado y los dispositivos de bloqueo solo pueden ser retirados por la persona que los ha colocado.

Durante los procesos de consignación y de desconsignación solo debe intervenir el personal autorizado para realizar éstos procesos. Una vez iniciada la consignación la máquina no está en condiciones de seguridad aptas para su utilización normal y no volverá a estarlo hasta que el proceso de desconsignación haya terminado, por lo que el personal que realiza el trabajo normal (producción) sobre el equipo debe retirarse.

El personal que va a realizar las operaciones de reparación, mantenimiento, etc… con máquina parada no podrá iniciar su intervención hasta que haya finalizado el proceso de consignación del equipo. Estos operarios deben retirarse cuando terminen la intervención para que se inicie el proceso desconsignación.

Es fundamental que el responsable de la consignación tenga la formación adecuada para que el proceso de consignación se realice de forma correcta y se eviten riesgos mayores.