Han pasado ya 11 años, desde que se publicara en 2007 la Ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental. Desde entonces mucho se ha hablado y tratado sobre este tema en distintos foros relacionados con el medioambiente, con la expectativa de cómo se iban a resolver finalmente para los distintos sectores, las exigencias de dicha Ley.

Así, en el artículo 24 de la Ley, se establece que los operadores de las actividades incluidas en su anexo III, sin perjuicio de las exenciones previstas en su artículo 28, deberán disponer  de una garantía financiera que les permita hacer frente a la responsabilidad medioambiental inherente a la actividad que pretenden desarrollar.

¿Cuáles son los objetivos de esta normativa?

Los objetivos básicos de la normativa son tres:

  • Mejorar la prevención y evitar con ello accidentes con consecuencias dañinas para el medio ambiente
  • Asegurar la reparación de los daños medioambientales que pudieran ocasionar determinadas actividades económicas aún, cuando éstas se ajusten plenamente a la legalidad y hayan adoptado todas las medidas preventivas disponibles
  • Garantizar que el operador responsable del daño, sufraga la prevención y la reparación de los daños.

nature-conservation-480985_1920

La cobertura de la garantía financiera es limitada ya que está compuesta por las medidas de prevención y evitación y reparación primaria, aunque la responsabilidad es ilimitada. Es decir, la normativa obliga a devolver los recursos y servicios dañados a su estado básico cualquiera que sea el coste de reparación (primaria, complementaria y compensatoria)

¿Cómo se establece la Garantía Financiera?

En el artículo 33 del Reglamento de desarrollo parcial de la Ley 26/2007, de 23 de octubre, se establece que el cálculo de la garantía financiera partirá del análisis de riesgos medioambientales de la actividad.

Para ello, a lo largo de este tiempo, se han ido desarrollando para distintos sectores de actividad los denominados MIRAT, que son herramientas de análisis de riesgos sectoriales, que permiten estandarizar y facilitar el proceso de análisis.

El caso del Sector de la Fundición

foundry-843792_1920La normativa indica, que quedan bajo obligación de constituir una garantía financiera las actividades e instalaciones sujetas al ámbito de aplicación del Real Decreto Legislativo 1/2016:

  • Fundiciones de metales ferrosos con una capacidad de producción superior a 20 t/día (prioridad 2)
  • Instalaciones para la fusión de metales no ferrosos, inclusive la aleación, así como los productos de recuperación y otros procesos con una capacidad de fusión superior a 4 t/día para el plomo y el cadmio o 20 t/día para todos los demás metales (prioridad 3)

Así mismo, la Orden APM 1040/2017, de 23 de octubre, establece la fecha a partir de la cual será exigible la constitución de la garantía financiera obligatoria.

  • Nivel de prioridad 2: Dos años a partir de la fecha de aprobación de la Orden Ministerial, es decir el 31 de Octubre de 2019.
  • Nivel de prioridad 3: Pendiente de definir

iron-900392_1920

En relación a esto, SEMATEC en colaboración con la Federación Española de Asociaciones de Fundidores (FEAF) creó en julio de este año un grupo de trabajo con 7 Fundiciones, para las que se está elaborando el Análisis de Riesgos Medioambientales, siguiendo el MIRAT del sector de la Fundición y la metodología que reglamentariamente se establece por el Gobierno:

  • Identificación de los escenarios accidentales y establecer la probabilidad de ocurrencia de cada escenario.
  • Estimación de un índice de daño medioambiental asociado a cada escenario accidental siguiendo los pasos que se establece en el Anexo III.
  • Calculo del riesgo asociado a cada escenario accidental como el producto entre la probabilidad de ocurrencia del escenario y el índice de daño medioambiental.
  • Seleccionar los escenarios con menor índice de daño medioambiental asociado que agrupen el 95 por ciento del riesgo total.
  • Establecer la cuantía de la garantía financiera, como el valor del daño medioambiental del escenario con el índice de daño medioambiental más alto entre los escenarios accidentales seleccionados. Para ello se seguirán los siguientes pasos:
    • Cuantificación del daño medioambiental generado en el escenario seleccionado.
    • Monetización del daño medioambiental generado en dicho escenario de referencia, cuyo valor será igual al coste del proyecto de reparación primaria.

junk-977603_1920Como resultado del análisis el operador deberá presentar una Declaración Responsable, para el caso que le sea de aplicación:

  • Constitución de la Garantía Financiera
  • Exención de constituir la Garantía Financiera (los apartados a) y b) del artículo 28 de la Ley 26/2007):
    • Actividades susceptibles de ocasionar daños cuya reparación se evalúe por una cantidad inferior a 300.00 euros
    • Actividades susceptibles de ocasionar daños cuya reparación se evalúe por una cantidad entre 300.000 y 2.000.000 de euros y acrediten mediante la presentación de certificados expedidos por organismos independientes que están adheridos con carácter permanente y continuado, bien al sistema comunitario de gestión y auditoría medioambientales (EMAS), bien al sistema de gestión medioambiental UNE EN ISO 14001 vigente

Si desea recibir más información sobre este tema puede hacerlo a través del siguiente formulario: