Seguro que has escuchado cientos de veces eso que te decían tus padres acerca de que hay que apagar todas las luces de casa cuando vayas a marcharte o incluso apagar el piloto rojo del televisor cuando te vayas a la cama. Pues bien, igual que nosotros nos tomamos muy en serio todos esos consejos eficientes no en todas las empresas lo llevan cabo. Es bastante común ir conduciendo de noche y ver grandes edificios de empresas con plantas enteras iluminadas sin un solo trabajador en ellas. 

Por eso hoy vamos a hablaros de consejos eficientes para vuestra oficina de trabajo, para que entre todos empecemos a aplicarlos y los gastos comiencen a reducirse. Y sí, se puede reducir el gasto energético sin reducir el confort de las personas que están trabajando.

1- Regula la temperatura de la oficina. Esto es clave. Una correcta regulación de la temperatura entre 19º y 21º en verano y entre 24º y 26º en invierno puede hacer que los costes se reduzcan considerablemente.

2- Desconecta equipos electrónicos. Cuando vayas a marcharte, asegúrate de desconectar tu ordenador (o tu dispositivo de trabajo) para que no consuma energía. Si no lo haces, permanecerá en stand by, lo cual hace que llegue a consumir un 7% del consumo del hogar.

3- Aísla bien tu oficina. De nada servirá que gastes tu dinero en aire acondicionado o en calefacción sino tienes un correcto aislamiento en tu oficina. Donde más pérdidas se producen son a través de las ventanas y las paredes, por lo que recomendamos poner el ojo para poder hacer un buen aislamiento.

4- Aprovecha la energía solar. No hay mejor luz para la vista que la luz natural. Corre las persianas y aprovecha el sol para trabajar. Del mismo modo, te invitamos a que abras las ventanas a primera hora de la mañana en verano y a última de la tarde para refrescar el ambiente.

5- Vigila el agua. Es un elemento vital y un lujo que no apreciamos lo suficiente. Cisternas de doble pulsador o grifos con pulsador que se cierran solos en un corto plazo de tiempo ayudará a controlar este gasto.

6- Sustituye bombillas por fluorescentes. Las bombillas, además de estar ya pasadas de moda, hacen que el gasto aumente considerablemente. Los fluorescentes reducirán el consumo hasta una quinta parte.

7- Instala interruptores independientes. En ocasiones, sólo se necesita una parte de la oficina iluminada y con varios interruptores esto tiene una solución rápida.

8- Evita usar estufas eléctricas. Los calentadores o estufas eléctricas suponen un gasto enorme por lo que nosotros recomendaremos siempre el uso de los radiadores.

9- Verifica si la tarifa contratada es la adecuada a tus necesidades. Puede que estés pagando una cuota más alta de lo necesario o tengas que reducir la potencia contratada o hacer otro esquema que se ajuste más a tu empresa.

10- Obtén siempre equipos de mayor eficiencia energética. 

 

Aseguramos que siguiendo estos consejos los costes en cuanto a eficiencia energética se verán reducidos y además de estar ahorrando ningún empleado saldrá perjudicado. ¿Tienes alguna idea más que pueda ayudar a un consumo eficiente en oficinas de trabajo? ¡Dínosla en los comentarios!