Cada año, cuando vamos acercándonos al verano, empiezan a escucharse los mismos comentarios acerca del aire acondicionado. “Es malísimo”, “Contamina un montón”, “No se te ocurra dormir con él, encendido”. Hoy os proponemos hacer un recorrido por todos esos mitos que se cuentan sobre el aire acondicionado y desvelar cuáles son reales y cuáles falsos.

  • Dormir con el aire acondicionado es malo. Falso. Al estar dormidos, la temperatura de nuestro cuerpo desciende automáticamente y si lo hacemos con el aire programado a una temperatura muy baja ayudará, obviamente, a que nos resfriemos. El secreto es mantener la temperatura entre 20º y 23º.
  • Tener conectado el Aire Acondicionado y dejar la ventana abierta hace aumentar el gasto. Verdad. No sólo aumentará considerablemente el consumo de energía sino que puede provocar un riesgo en el aparato. Lo más aconsejable será tener todas las ventanas bien cerradas.
  • El aire enfría más rápido si se programa a baja temperatura. Falso. El aire acondicionado tarda el mismo tiempo en enfriar una habitación ya sea a 17º que si es a 22º.
  • Para reducir el consumo de energía lo mejor es apagar el aparato cuando se salga de la habitación. Falso. Los aparatos de aire acondicionado gastan más energía cuando arrancan por lo que apagarlo cuando vayas a salir de una habitación por poco tiempo para después volver a encenderlo sólo hará que consuma más.
  • Cuanta más potencia tenga el aparato, más consumirá. Verdad. No consume la misma energía un dispositivo de 18.000 que uno de 12.000.
  • No puede usarse con bebés. Falso.  A pesar de que a muchos padres crean que su bebé siempre tiene frío, conviene recordar que el niño tiene la misma temperatura corporal que nosotros. Por lo que siempre que el aparato quede a una temperatura entre 22º y 25º nunca habrá problemas.
  • El aire que suelta, es contaminado. Falso. El aire acondicionado absorbe la humedad del ambiente y evita la aparición de hongos y moho.
  • Ayuda a la salud de las personas. Verdad. Proporciona ambientes libres de ácaros, partículas y polvo además de beneficiar a las personas alérgicas y con problemas respiratorios.

Esperamos que habiendo aclarado estos puntos consigamos que cada verano se dejen de escuchar todos los “topicazos” que se dicen acerca de los aparatos de aire acondicionado. ¿Has escuchado algún otro que no hayamos escrito y que tengas dudas respecto a si es verdad o mentira? Anímate a ponerlo en los comentarios y tardaremos lo menos posible en contestar.