El frío llegó ya hace unos meses, pero desde hace unas semanas se ha acentuado más y no sólo lo notan nuestros huesos sino que también lo hemos notado en los bolsillos. El precio de la luz ha subido justo en estas semanas de intenso frío y muchas familias se encuentran haciendo malabares para poder respirar tranquilos cuando vean sus facturas. Os explicamos cincos sencillos trucos para que puedas ahorrar energía en tu casa.

  • Procura abrir las ventanas al mediodía.   Desde siempre nos han enseñado a que nada más levantarnos abramos las ventanas para que de esta manera pueda entrar aire fresco de la calle y podamos ventilar la casa. Error. Esta acción puede hacer que tu hogar se enfríe considerablemente debido a las bajas temperaturas de la calle. Lo mejor es que aguantes con las ventanas cerradas hasta mediodía para que la temperatura exterior sea más cálida.
  • Cierra los radiadores en las habitaciones donde menos tiempo pases. Calcula el tiempo que pasas en las habitaciones de tu casa. Probablemente pases muy pocas horas en tu dormitorio y el cuarto de baño lo uses sólo de vez en cuando. Intenta abrir  los radiadores de esos espacios sólo cuando vayas a pasar ahí más tiempo (por ejemplo: abrir el radiador de tu cuarto una hora antes de ir a dormir).
  • Mantén tu hogar a una temperatura fija cuando no estés en casa. Uno de los mayores errores que solemos cometer es bajar el termostato a cero cuando nos vamos de casa. Esto es un error porque cuando queremos volver a subirla, el esfuerzo por calentar es mayor y gastamos más. Lo ideal sería que cuando no estemos intentemos bajar el termostato a 15º.
  • Durante la noche, cierra ventanas y baja persianas. A algunos les puede parecer una obviedad pero sigue habiendo mucha gente que no lo hace. Cuando hemos estado calentando la casa durante el día, lo mejor que podemos hacer es bajar las persianas y cerrar las ventanas cuando marchemos a dormir ya que son las partes de la casa que peor aíslan.
  • Investiga las partes de tu casa donde peor aislamiento hay. Puede suceder que alguna puerta no aísle bien si es de madera y a veces basta con algo de cinta aislante para solucionar el problema y evitemos así que el calor se vaya.

Esperamos que estos consejos os ayuden a que la podáis ahorrar energía en vuestro hogar. ¿Tenéis otros consejos que puedan servir? Escribidlos en los comentarios y ayudémonos entre todos.